inicio noticias Una de cada tres personas ha sufrido delitos a mano armada

Una de cada tres personas ha sufrido delitos a mano armada

16 de Septiembre de 2015 | Todas

EP/Madrid
Casi una de cada tres personas ha sufrido delitos a mano armada en países como Brasil, Guatemala, Canadá, Sudáfrica, Reino Unido e India, según un nuevo estudio internacional presentado este lunes por las organizaciones responsables de la campaña ‘Armas bajo Control’, Amnistía Internacional, Oxfam Internacional y la Red Internacional de Acción contra las Armas Ligeras (IANSA). Las organizaciones advirtieron también de que cada año se fabrican hasta 14.000 millones de balas, “un número suficiente para matar dos veces a cada uno de los habitantes de la tierra”, pese a lo cual todavía no hay normas internacionales que regulen completamente las exportaciones de armas de cada país.

Según la encuesta, realizada en los seis países y publicada este lunes 19 de junio, el 30 por ciento de las personas encuestadas, como media, fue víctima de delitos a mano armada o conoce a alguien que lo fue en los últimos cinco años. En Brasil, Guatemala y Sudáfrica, el porcentaje supera el 50 por ciento.

Asimismo, el estudio efectuado en estos países puso de manifiesto que, en todo el mundo, muchas personas temen a diario ser víctimas de actos de violencia armada. Prácticamente dos de cada tres personas (62 por ciento) de los seis países afirmaron que “temían convertirse en víctimas de actos de violencia armada” y el porcentaje aumentaba a un elevadísimo 94 por ciento de las personas entrevistadas en Brasil, el 88 por ciento en Guatemala y el 72 por ciento en Sudáfrica. Incluso en Reino Unido y Canadá, más de una de cada tres personas (39 y 36 por ciento respectivamente) expresaron su temor a convertirse en víctimas de este tipo de hechos.

El estudio, realizado el mes pasado, también refleja que la proliferación no reglamentada de armas de fuego es una fuente de inseguridad para la mayoría de las personas. Una media del 62 por ciento de todos los encuestados respondieron que “la obtención de armas es demasiado fácil” en su país, al tiempo que el 63 por ciento mencionaba la fácil disponibilidad de armas como un importante motivo de temor.

Conferencia sobre armas ligeras

A tan sólo una semana de la conferencia sobre armas ligeras de las Naciones Unidas, que dará comienzo el próximo lunes 26 de junio en Nueva York y en la que se reunirán representantes de gobiernos, este estudio refleja una postura cuasi unánime de los ciudadanos en todo el mundo a favor del endurecimiento de los controles de armas internacionales.

La campaña ‘Armas bajo Control’ hace un llamamiento a los Gobiernos para que establezcan unos principios globales que regulen la transferencia de armas y garanticen que éstas no acaben en manos de autores de violaciones de Derechos Humanos.

Cada año se fabrican hasta 14.000 millones de balas, “un número suficiente para matar dos veces a cada uno de los habitantes de la tierra” según Oxfam, y sin embargo todavía no existen unas normas internacionales completas en las que se basen los reglamentos de las exportaciones de armas de cada país.

“A menos que los Gobiernos adopten medidas para detener su proliferación, las armas letales continuarán exacerbando el conflicto violento, la represión por parte del Estado, la delincuencia y la violencia doméstica, afirmó el director de Oxfam Internacional, Jeremy Hobbs.

“Demasiada facilidad” para obtener armas

Como media, el 87 por ciento de las personas entrevistadas está a favor de “controles internacionales estrictos sobre el destino de las exportaciones de armas”. De ese porcentaje, el 93 por ciento de personas en Brasil, el 91 por ciento en Guatemala, el 90 por ciento en Canadá y en India, el 86 por ciento en Reino Unido y el 73 por ciento de personas sudafricanas se muestran favorables a ello.

“Nuestro estudio refleja que la proliferación incontrolada de armas devasta cada rincón del planeta, y se cuentan por millones las personas que a diario temen convertirse en víctimas de algún acto de violencia armada”, afirmó la secretaria general de Amnistía Internacional, Irene Khan. “Los representantes de Gobiernos que se reunirán en Nueva York la semana próxima deben reconocer el abrumador llamamiento popular para que se endurezcan los controles de armas internacionales y se actúe en consecuencia”, añadió.

El estudio reflejó también que el 91 por ciento de las personas encuestadas en Brasil consideraba que las armas en su país se conseguían con demasiada facilidad y el mismo número, que la proliferación de armas era uno de los grandes motivos de temor en su país. En Guatemala, el 77 por ciento consideraba que las armas se obtenían con demasiada facilidad y el 87 por ciento afirmó que la fácil disponibilidad de armas era un motivo de temor importante.

El estudio también puso de manifiesto que el 89 por ciento de las personas encuestadas apoyaban rotundamente un “mejor control de la importación de armas en su país”. Los resultados por país de las personas a favor fueron los siguientes: Brasil, 96 por ciento; Guatemala, 94 por ciento; India, 93 por ciento; Canadá, 92 por ciento; Reino Unido, 85 por ciento; y Sudáfrica, 73 por ciento.

Casi una tercera parte de las personas guatemaltecas y sudafricanas encuestadas afirmaron que sus familias habían sufrido delitos a mano armada (el 30 y el 28 por ciento, respectivamente). En Reino Unido y Canadá, seis de cada diez personas opinaban que las armas en su país se conseguían con demasiada facilidad, opinión compartida por un número superior a cinco de cada diez personas sudafricanas.

“Esta investigación aporta pruebas contundentes de que las personas, tanto de países industrializados como en vías de desarrollo, quieren unos controles de armas mucho más estrictos que les protejan tanto a ellas como a las personas de otros países”, declaró la directora de IANSA, Rebecca Peters.