inicio noticias SuperSano, el supermercado libre de aceite de palma

SuperSano, el supermercado libre de aceite de palma

5 de Octubre de 2018 | Medio ambiente, Salud

supersano-supermercado-aceite-de-palma

Los peligros del aceite de palma son el tema más criticado entre los consumidores y mirar los ingredientes de cada producto ya no se considera una manía, sino en una forma de mirar por tu salud. Por lo tanto era de esperar que surgiera una iniciativa para que apostara por productos libres de aceite de palma y por la salud.

Ahora esta iniciativa ya es una realidad y se llama SuperSano, el primer supermercado ecológico que abre sus puertas en España y que elimina el aceite de palma de sus productos. La compañía ha dejado de comprar más de 100 referencias a sus proveedores por considerarlas “nocivas para la salud y para el medio ambiente”, según informa en una comunicado.

Jesús Sánchez, gerente de SuperSano ha asegurado al diario Huffington Post que “ha supuesto una decisión complicada, porque hemos tenido que reducir nuestro surtido de productos de panadería, pastelería, bollería, galletas, chocolates, cremas para untar, snacks, etc. pero queremos ser coherentes con nuestros principios”.

El aceite de palma es una grasa saturada en más de la mitad de su composición, siendo un alimento poco saludable que incrementa el nivel de colesterol LDL en la sangre. Por tanto, podría producir enfermedades vasculares.

SuperSano ya cuenta con 12 supermercados ecológicos en Madrid, Valencia, Alicante, Zaragoza, Murcia y Albacete y en todos ellos se está retirando progresivamente los productos que contienen aceite de palma en sus ingredientes. Convirtiéndose así en la primera cadena que vela por la salud de los consumidores y no por el interés propio.

Las redes sociales no han tardado en hacer eco de la noticia y SuperSano ha agradecido todo el apoyo recibido a través de un mensaje en Twitter:

La dirección de SuperSano ha explicado que “el cultivo de aceite de palma está suponiendo la deforestación de inmensos bosques tropicales del sudeste de Asia y de África y “las condiciones de trabajo que las grandes compañías imponen a los nativos de esas zonas del planeta son inhumanas, vulnerando reiteradamente los derechos internacionales”.

En el año 2014 se aprobó la legislación sobre el etiquetado de alimentos y desde entonces los fabricante están obligados a especificar si los aceites y grasas vegetales de sus productos son aceite de palma, girasol, maíz, colza, algodón…

Desde ese momento los consumidores descubrieron la cantidad de aceite de palma que consumían y es cuando se dio la alarma de lo perjudicial que era el consumo masivo de este aceite para la salud. Fue entonces cuando SuperSano tomó cartas en el asunto y realizó un estudio sobre los productos elaborados con grasas vegetales. Tras conocer los resultados y ver lo perjudicial que era para la salud, la compañía decidió dejar de comprar a proveedores que vendían productos con aceite de palma en sus ingredientes.