inicio noticias Reducir la brecha digital entre los más jóvenes

Reducir la brecha digital entre los más jóvenes

16 de Diciembre de 2016 | Educación, Infancia y juventud

ayuda en accion impresoras ricoh

Ese es el objetivo del acuerdo firmado por Ayuda en Acción con Ricoh por el cual esta última dona impresoras 3D a centros educativos con recursos más limitados. La idea es el reducir la desigualdad en materia de nuevas tecnologías existente entre los adolescentes. El programa se ha bautizado con el nombre ‘Aquí también’ y se trata en la infancia, con los más jóvenes y sus familias y se están consiguiendo interesantes resultados.

Son varias las líneas de trabajo que se están llevando a cabo. La idea es abordar esas evidentes diferencias por las posibilidades de acceso desiguales que hay a la tecnología. En este trabajo en cuestión, se han cedido 11 impresoras a 11 centros educativos de 10 ciudades de España. Esta edición de ‘Aquí también’ beneficiará a los pequeños de escuelas de Palma de Mallorca, Málaga, La Coruña, Madrid, Valencia, Zaragoza, Oviedo, Bilbao, Barcelona y Vitoria.

“Trabajamos en un entorno en el que los jóvenes tienen muchas dificultades para salir adelante y somos nosotros, los docentes, los que tenemos la responsabilidad de ofrecerles las herramientas para garantizarles un futuro mejor”, explica Gemma Coll Laorden, directora del instituto María Aurèlia Campmany, de Cornellà, en Barcelona. El proyecto –Mak3rs by Ricoh– no solo consiste en esa donación de equipos sino que además se formará a los docentes para que sepan transmitir los conocimientos y mejorar las habilidades digitales de estos chicos.

“Formar parte de Mak3rs con Ayuda en Acción nos permite dotar a los alumnos en riesgo de exclusión de las competencias necesarias para favorecer su empleabilidad y un futuro laboral mejor”, apunta Gemma Coll. Desde la ONG se muestran muy satisfechos por el trabajo que se está realizando. “Nuestro objetivo es conectar las necesidades de su entorno social con la posibilidad de desarrollar proyectos tecnológicos y reflexionar con ellos sobre aplicación de los resultados de su trabajo en su entorno cotidiano”, comenta Jorge Catanneo, director de innovación social de Ayuda en Acción.

Las aplicaciones de las impresoras 3D van más allá que el mero hecho de imprimir documentos, como pudiera imaginar. Se puede incluso fomentar el interés de los jóvenes por profesiones técnicas y científicas.