inicio noticias Las guerras cobran más víctimas que el terrorismo internacional

Las guerras cobran más víctimas que el terrorismo internacional

16 de Septiembre de 2015 | Todas

Madrid / EP.- La cifra de víctimas civiles producida por las guerras que se libran en el mundo actualmente es 30 veces superior al número de personas que mueren como consecuencia del terrorismo cada año, según denuncia el último informe de Intermón Oxfam. El documento, titulado ‘Por un mañana más seguro’, denuncia también que “la guerra contra el terror” ha multiplicado el número de víctimas civiles en la mayoría de conflictos.

En el mundo existen actualmente 31 conflictos armados. De acuerdo con las cifras del documento publicado hoy por Oxfam, 750.000 personas mueren cada año sólo en las guerras de la República Democrática del Congo, Darfur e Irak y, aunque el número de conflictos ha descendido sustancialmente desde la caída del muro de Berlín, 46 países, un total de 2.700 millones de personas, afrontan un alto riesgo de conflicto violento debido al mal reparto de la riqueza, la inseguridad y el cambio climático. Esto supone que uno de cada seis países del mundo está en peligro de sufrir una guerra civil.

Estas cifras representan tan sólo una fracción de las personas que mueren o son secuestradas en las 31 guerras actuales. “La mayoría de ellos están al margen del panorama informativo internacional. Son conflictos olvidados que se eternizan en el tiempo, como sucede en Sri Lanka o en Colombia”, indicó la portavoz de Intermon Oxfam, Pilar Orenes, durante la presentación del informe, quien recordó que “la población civil es la gran olvidada de los conflictos armados”.

Para combatir el creciente número de víctimas inocentes en los conflictos y garantizar la protección de los civiles, Intermon Oxfam exigió a la comunidad internacional que establezca la protección de los civiles como “prioridad absoluta” en la respuesta a cualquier conflicto y adopte “tolerancia cero” ante los crímenes de guerra.

“Hace casi 60 años que la Convención de Ginebra estableció el derecho de todos los civiles a ser protegidos de cualquier tipo de violación durante los conflictos armados”, recordó Orenes. “La comunidad internacional debe actuar en la protección de los inocentes no sólo por exigencias legales, si no también por el ‘interés moral’ de una sociedad civil que exige justicia y respeto por quienes sufren”, indicó. “Es importante que se unan voces para generar en los países ricos la obligación de actuar en los países en conflictos”, añadió Orenes.

La ONG también solicitó a los gobiernos del Norte que actúen con mayor celeridad en la protección de los civiles, recordando la rápida actuación con que la Unión Europea y otras potencias occidentales actuaron en el conflicto del Cáucaso el pasado verano en contraste con la escasa atención a otros conflictos como el que se libra en la República Democrática del Congo (RDC), país en el que mueren 1.500 personas cada día debido a una guerra civil que se ha llevado por delante al 8 por ciento de la población del país. “Si Estados Unidos hubiera perdido un porcentaje similar de civiles, habrían muerto 25 millones de personas, un número superior a la población de Texas”, señala el informe.

“La amenaza de conflicto es más grande que nunca, a menos que se actúe de forma sustancialmente más efectiva para reducirla”, concluye el informe, que apunta al comercio de armas como el principal responsable de los conflictos existentes. Por ello, solicitaron a los países desarrollados que adopten “cuanto antes” el Tratado Internacional sobre el Comercio de Armas.

LA GUERRA CONTRA EL TERROR” MULTIPLICA EL NÚMERO DE VÍCTIMAS

Intermón Oxfam señala también en el documento que “la guerra contra el terror”, iniciada tras los atentados del 11-S de 2001, ha multiplicado el número de víctimas civiles en el mundo.

“Evidentemente, es importante luchar contra el terrorismo porque así se protege la vida de muchos civiles, pero no podemos permitir que las medidas para combatir el terrorismo internacional se cobren más vidas”, indicó Orenes, durante la presentación del informe, según el cual el 63% de los refugiados del mundo en 2006 provenía de Afganistán e Irak.

Aunque la ONG admite que el terrorismo, por su propia naturaleza, es un crimen contra los civiles, denuncia que la invasión de Irak y la conducta con la que ha sido llevada la “guerra contra el terror” han favorecido el recrudecimiento de los conflictos armados y del propio terrorismo.

“Los insurgentes no han tenido dificultad en explotar las hostilidades generadas por la invasión de Irak, Abu Ghraib y otros abusos”, indica el informe, que recoge el testimonio de un afgano que en 2007 decía a la ONG: “Los talibán mataron a dos miembros de mi familia. Las fuerzas invasoras a 16. Es fácil imaginar de qué lado estoy”.

Para contrarestar los efectos negativos de la estrategia contra el terrorismo liderada por el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, Oxfam instó al que sea elegido como nuevo inquilino a la Casa Blanca a que lidere la acción internacional hacia la protección de los civiles y hacia el respeto del derecho humanitario internacional.