inicio noticias INTERVIDA inicia su actividad en Ecuador con proyectos educativos que beneficiarán a 20.000 niños

INTERVIDA inicia su actividad en Ecuador con proyectos educativos que beneficiarán a 20.000 niños

16 de Septiembre de 2015 | Todas

Madrid (17/04/06). INTERVIDA ha iniciado su actividad en Ecuador con la puesta en marcha de proyectos educativos que beneficiarán a 20.000 niños de 63 escuelas. La zona elegida para trabajar es Guayaquil, la ciudad más grande del país. La mayor parte de su población vive en zonas marginales como Guasmo e Isla Trinitaria, los dos sectores urbanos populares en los que INTERVIDA ha comenzado a desarrollar su labor. Se trata de cinturones suburbanos con una alta proporción de población emigrante en los que existen graves problemas de pobreza, insalubridad, vivienda precaria, educación escolar deficiente, enfermedades, violencia familiar e inseguridad pública.


 


En Ecuador, uno de los problemas educativos más importantes es el gran porcentaje de alumnos que se ven obligados a repetir curso y las altas tasas de deserción escolar. Es muy común que los niños que repiten los primeros cursos escolares, especialmente en los sectores pobres, abandonen la escuela antes de terminarla. Así, en la Isla Trinitaria, el 79% de los niños de entre 6 y 10 años no asisten regularmente a clase y un 12,9% no culminaron su último año escolar.


 


Hay diversos factores que influyen en la no matriculación y el fracaso escolar. Uno de ellos es la demora en inscribir a los niños en la escuela: los padres, procedentes principalmente de sectores rurales, en su proceso de migración a la ciudad, incorporan tarde a sus hijos a la escuela. También influye el grado de formación de los padres, pues normalmente los padres más preparados se preocupan más por la escolarización de sus hijos. Sin embargo, el factor clave continúa siendo la situación económica de las familias: escolarizar a los hijos supone costes en matrícula, útiles escolares, etcétera y, al mismo tiempo, implica renunciar a los ingresos que muchos menores aportan con su trabajo.


 


Otra de las carencias críticas del sistema educativo ecuatoriano tiene que ver con la mala calidad de las infraestructuras escolares y la insuficiente dotación de libros y material didáctico. El 52% de las escuelas necesitan en mayor o menor grado reconstrucción, el 36% deben ser construidas en su totalidad y sólo un 12% reúnen los requisitos mínimos necesarios para seguir funcionando con ajustes estructurales menores. Las actuales estructuras de las escuelas no protegen de temperaturas extremas ni de la entrada de polvo, lluvia, insectos o roedores. Además, la mayoría tienen una mala iluminación y ventilación, y los diseños estructurales no contemplan los riesgos de incendio o de evacuación emergente. A todos estos factores, se suma que el equipamiento escolar necesita reparación en el 88% de los casos, mientras que un 46% de las escuelas necesita bancos. Como consecuencia, en algunas aulas hay niños de pie o sentados en el suelo.


 


Ante esta situación, las actividades de INTERVIDA en Ecuador se centran en proyectos de educación, salud e infraestructuras, con especial atención a la niñez. Por un lado, se pretende que los niños estudien en un ambiente adecuado. Para ello, se trabaja en la mejora de la calidad de las infraestructuras escolares, rehabilitando el equipamiento y entregando útiles escolares a niños, docentes, directores y escuelas.


 


Por otro lado, se busca una gestión educativa eficiente y participativa de las escuelas, reforzando su organización interna y promocionando la participación de toda la comunidad educativa (padres y personal docente y administrativo). Por último, INTERVIDA ha observado que las escuelas carecen de programas de salud preventiva y que son muy frecuentes los casos de desnutrición o subnutrición infantil, por lo que se han puesto en marcha programas de capacitación para detectar estos casos y frenar su incidencia.