inicio noticias Manifestaciones feministas en el Muro de las Lamentaciones

Manifestaciones feministas en el Muro de las Lamentaciones

7 de Julio de 2017 | Defensa derechos humanos, Mujer
El Gobierno ha congelado la reforma de crear una zona mixta para la oración (Istock)

El Gobierno ha congelado la reforma de crear una zona mixta para la oración (Istock)

El Gobierno de Benjamín Netanyahu no da abasto. Desde que decidió parar el histórico acuerdo para que hubiese una zona de rezo común entre hombres y mujeres, la rabina Anat Hoffman y directora de la asociación Nashot HaKotel (Mujeres del Muro de las Lamentaciones), junto con el resto de rabinas luchan a pico y pala con sectores de la diáspora por la igualdad de condiciones a la hora de rezar en el Kotel, el lugar sagrado judío.

Hoffman acudió al Parlamento donde, según dice montó “un show”,  presentándose ante los diputados con las “ridículas ropas” con las que en ciertas ocasiones obligan a cubrirse a las mujeres que quieren orar en el Kotel y que no están vestidas “adecuadamente”. Una especie de sobrecamisa estampada y un pareo azul a modo de falda.

La rabina siente una frustración y alega sentirse engañada: “Nos han mentido, dicen que congelan el acuerdo y que buscarán alternativas (para la zona de rezo mixta) mientras continúan las obras al sur del Muro. ¿Qué obras? Si ni siquiera han solicitado la licencia al Ayuntamiento” y añade:“Jamás se la van a conceder. Lo sé bien. Durante 14 años formé parte del Consistorio. Son unos mentirosos”.

Ya hace un año que las Mujeres del Muro lograron que el Gobierno de Israel se comprometiese a construir aledaño al Muro un lugar para que hombres y mujeres pudiesen orar juntos. Pero las obras para llevar a cabo la iniciativa nunca comenzaron a dar sus frutos.

El Tribunal Supremo tomó cartas en el asunto y exigió al Ejecutivo una exposición de las razones por las que no se podía aplicar dicho acuerdo. La respuesta del Primer Ministro consiguió que las mujeres perdiesen las esperanzas de las supuestas reformas que se iban a realizar. El Gobierno sigue reconociendo al rabinato ultrarreligioso como única autoridad capacitada para supervisar las conversiones al judaísmo en Israel. Además, ha apoyado el poder de este grupo y les ha respaldado en contra de las aspiraciones tanto de las Mujeres del Muro como de los reformistas y conservadores.