inicio noticias Los traficantes de armas violan los embargos de la ONU

Los traficantes de armas violan los embargos de la ONU

16 de Septiembre de 2015 | Todas

Los traficantes de armas han violado sistemáticamente todos y cada uno de los 13 embargos de armas impuestos por Naciones Unidas en la última década, y lo han hecho con casi total impunidad. Amnistía Internacional, Intermón Oxfam y la red IANSA denuncian esta situación en un nuevo informe presentado hoy, coincidiendo con el lanzamiento de la iniciativa “Cuenta atrás: 100 días de acción por el control del comercio de armas,” que movilizará hasta el 26 de junio a más de 40 ciudades españolas, y 110 países en todo el mundo, en favor de un tratado internacional que regule este comercio letal.

El informe, titulado “Embargos de Armas de Naciones Unidas: un análisis de los últimos 10 años”, explica cómo se falsifican de forma sistemática los documentos de exportaciones e importaciones de armas y cómo funcionarios públicos encubren muchas de esas transferencias ilegales. También denuncia que los equipos de investigación de la ONU no tienen suficientes recursos ni tiempo para supervisar el cumplimiento de los embargos. Además, a pesar de que los embargos de la ONU son vinculantes, violarlos no está tipificado como delito en muchos países. Y todo esto ocurre a pesar de que entre 1990 y 2001 Naciones Unidas sólo impuso embargos en 8 de los 57 conflictos que tuvieron lugar en esa década.

“En los últimos 10 años no se ha llevado ante los tribunales a prácticamente ninguno de los responsables de las violaciones sistemáticas de los embargos de armas decretados por Naciones Unidas. Traficantes de armas sin escrúpulos siguen saliendo impunes de los abusos contra los derechos humanos que cometen, y siguen burlándose de las decisiones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas”, afirma Esteban Beltrán, director de Amnistía Internacional en España.

100 días para frenar el descontrol

En Madrid, Amnistía Internacional e Intermón Oxfam han simbolizado lo fácil que es comprar un arma con la instalación en el centro de la ciudad de una máquina expendedora de pistolas, similar a las que se usan para vender chocolatinas. Esta es sólo una de las actividades, porque también habrá exposiciones, conciertos y actos simbólicos en más de 40 ciudades españolas en los 100 días que quedan para el 26 de junio, fecha en la que se celebrará en la sede de la ONU en Nueva York la Conferencia sobre Armas Ligeras.

Cada año se producen 8 millones de armas ligeras en el mundo, que se suman a los 640 millones ya existentes. Muchas de esas armas acaban en manos irresponsables que participan en violaciones de derechos humanos, en conflictos o perpetúan la pobreza. Por eso, esta reunión, que durará hasta el 7 de julio, es la oportunidad más clara que tiene el mundo hasta el año 2012 para alcanzar compromisos que protejan la vida de millones de personas.

“En muchos lugares del mundo, cualquier persona puede hacerse con un arma. De hecho, se calcula que entre el 80 y el 90 por ciento de todas las armas ligeras ilegales provienen originalmente de transacciones aprobadas por los Estados. Por eso, es esencial que los gobiernos aprueben en junio, en Naciones Unidas, unos principios globales que frenen el descontrol en el comercio de armas y sienten las bases de un tratado internacional”, afirma Ariane Arpa, directora general de Intermón Oxfam.

Los actos que organizarán las ONG tienen como objetivo conseguir un millón de firmas y fotografías de personas preocupadas por el descontrol en el comercio de armas. Hasta la fecha, las organizaciones llevan recogidas más de 900.000 firmas en todo el mundo, de las cuales más de 100.000 proceden de España. Estos apoyos serán entregados a los delegados de Naciones Unidas que participarán en la reunión de Nueva York.

Un total de 52 países han anunciado hasta el momento su apoyo al tratado internacional, entre ellos todos los de la Unión Europea, incluida España. Amnistía Internacional e Intermón Oxfam piden al Gobierno que sea fiel al compromiso anunciado por su presidente, José Luís Rodríguez Zapatero, y que, además, promueva en estos 100 días la aprobación de los principios globales que han de poner control al comercio de armas, buscando el apoyo de otros gobiernos, especialmente los de Estados latinoamericanos como Cuba, Venezuela y Argentina, para que la reunión de Naciones Unidas sea un éxito.