inicio noticias INTERVIDA apuesta por la creación de pequeños negocios para conseguir la autosuficiencia de las comunidades indias más empobrecidas

INTERVIDA apuesta por la creación de pequeños negocios para conseguir la autosuficiencia de las comunidades indias más empobrecidas

16 de Septiembre de 2015 | Todas

Barcelona (25/04/2008). Dentro del proyecto de INTERVIDA para la “Mejora del nivel de ingresos a través de actividades económicas alternativas”, grupos de emprendedores pertenecientes a comunidades empobrecidas de India han recibido formación empresarial para poner en marcha sus propios pequeños negocios. A través de este proyecto, que se fundamenta en el primero de los Objetivos de Desarrollo de Milenio, “Erradicar la pobreza extrema y el hambre”, INTERVIDA apuesta por conseguir que las comunidades más desfavorecidas cuenten con unos medios propios que les permitan generar recursos y subsistir de forma autónoma.


India representa el 16,7% de la población mundial con más de 1.130 millones de habitantes, una cifra que se ha triplicado durante los últimos 50 años, pero que ha ido acompañada de un aumento desigual de la economía del país ya que, aunque la tasa de crecimiento del año pasado fue del 8,9%, más de 300 millones de personas todavía sobreviven con menos de un dólar al día.


La falta de desarrollo económico en algunas regiones del país atrae hacia las grandes ciudades una inmigración rural poco cualificada, que se ubica en los últimos peldaños del proceso productivo. Esta desigualdad en el crecimiento industrial y las desigualdades de desarrollo entre la población han provocado un aumento del desempleo y el empleo precario, lo que se traduce en pobreza y en una lucha continua por la supervivencia.


Las mujeres, que cargan con las responsabilidades familiares, son las más afectadas por esta situación. Deben acarrear agua durante kilómetros, recoger forraje para los animales y combustible para el hogar, moler los granos de los alimentos, cuidar a los hijos, atender las actividades agrícolas y ganaderas, entre muchas otras actividades que, a pesar de su importancia, no son suficientemente valoradas. Las mujeres continúan infravaloradas, con bajos niveles de educación y formación, menores oportunidades de empleo, y bajos ingresos en efectivo. Todo esto, a su vez, afecta a la capacidad de compra de productos básicos como alimentos y medicamentos y dificulta que los hijos vayan a la escuela, ya que muchas veces tienen que trabajar para ayudar económicamente a su familia.


En este contexto, INTERVIDA apuesta desde 2005 por la educación empresarial como medida para fomentar la diversificación y la optimización de los recursos disponibles, la creación de empleo y la mejora de la calidad de los productos y la comercialización. Mediante la formación empresarial, las personas pueden aprender a identificar posibilidades de negocio, así como idear y organizar sus propias empresas, que les proporcionan, además de recursos económicos, un reconocimiento social y una mejora de la calidad de vida.


Durante 2007, un total de 161 personas pertenecientes a comunidades empobrecidas de India en Velhe y Nashik, en el estado de Maharashtra, y Nagercoil, en Tamil Nadu –una de las zonas afectadas por el tsunami de 2004–, han recibido capacitación sobre temáticas generales de carácter empresarial, han presentado sus proyectos de negocio, los han sometido a un proceso de análisis y validación y, finalmente, han desarrollado las diferentes ideas para convertirlas en realidad.


Este proyecto pone especial énfasis en el papel de la mujer como motor del desarrollo económico no sólo porque tiene la responsabilidad de mantener a su familia, sino porque también son más disciplinadas y emprendedoras, tienen mayor capacidad de ahorro y son mejores pagadoras en el caso de petición de microcréditos.


Una de las limitaciones más importantes a la hora de crear una nueva empresa es el no disponer de un capital inicial mínimo para la puesta en marcha de la actividad. Para paliar esta situación, INTERVIDA apoya la creación de Grupos de Autoayuda, principalmente formados de mujeres que se asocian y ponen en común una pequeña cantidad de dinero, que gestiona un comité del propio grupo. Este dinero puede servir  para poner en marcha una pequeña actividad como comprar un poco de tela o unas gallinas, pero también sirve para algún tipo de emergencia personal y familiar. Por otro lado, INTERVIDA actúa también como intermediaria entre estos grupos de emprendedores y diferentes entidades financieras para que puedan acceder a un capital inicial que les permita empezar su proyecto.