inicio noticias Indígenas penan serán abandonados en una plantación de palma de aceite

Indígenas penan serán abandonados en una plantación de palma de aceite

16 de Septiembre de 2015 | Todas

Más de 1.000 cazadores-recolectores penan serán trasladados desde su hogar en la selva a una enorme plantación de palma de aceite para dejar paso a la polémica presa de Murum.

Los penan ya han dicho que no quieren trasladarse, pero no les han dejado opción. Dijeron al Gobierno que si tenían que abandonar su hogar querían ser trasladados a otra parte de su territorio ancestral.

El Gobierno aceptó estas condiciones, pero ha vendido esa zona de su territorio a la empresa malasia Shin Yang, que está talando el bosque y plantando miles de palmas de aceite.

Los penan, que viven en el estado malasio de Sarawak, dependen de su selva para cazar y recolectar frutos y plantas silvestres. Sin ella no pueden sobrevivir.

En un conmovedor llamamiento, los penan dijeron: “Shin Yang ha entrado en la zona ilegalmente y sin nuestro consentimiento. Si se le permite talar la selva a gran escala, no quedará nada para que nuestra comunidad pueda mantener nuestro modo de vida”.

El director de Survival International, Stephen Corry, ha declarado hoy: “Incluso teniendo en cuenta el lamentable historial del Gobierno de Sarawak, que ha tratado a los penan con desprecio durante décadas, esto se lleva la palma en cuanto a cinismo. No sólo va a expulsar a más de 1.000 personas de la selva en la que han vivido desde hace generaciones, sino que ha vendido la tierra que les prometió como su nuevo hogar, y está permitiendo que la talen para instalar plantaciones. Parece como si el Gobierno no se fuera a dar por satisfecho hasta que los penan se vean reducidos a la pobreza y la destitución”.

Nota a los periodistas:

La presa de Murum, que se espera entre en funcionamiento el año que viene, es la primera de una serie de doce nuevas presas hidroeléctricas que inundarán las comunidades de los penan y de otros pueblos indígenas.

Las doce nuevas presas facilitarán el desarrollo del “Corredor de Energía Renovable de Sarawak” (SCORE por sus siglas en inglés), que comprende inversiones en petróleo, madera, aluminio y aceite de palma y supondrá una amenaza aún mayor para los pueblos indígenas de Sarawak.