inicio noticias España, el único país que odia a los pobres

España, el único país que odia a los pobres

pobre

La Organización para la Seguridad y Cooperación de Europa (OSCE) ha publicado un informe sobre los delitos de odio correspondientes al año 2015. Los datos han sido proporcionados por 41 países y España se encuentra en el octavo puesto con 1.328 delitos de odio registrados. Además es el único país que contabiliza casos producidos por aporafobia, odio hacia los pobres, datos que el resto de países no presentan por la inexistencia de este tipo de odio.

En la actualidad 30.000 personas están sin casa en España. Sin embargo no podemos contabilizar la cantidad de personas que sufren el odio, ya que muchas de las víctimas tienen miedo a denunciar porque piensan que la sociedad no les va tener en cuenta. Tan solo un 13% de las víctimas se atreve a denunciar, el 47% de las personas sin hogar en España ha sido víctima de al menos un incidente o delito de odio y el 81% de los casos han sido víctimas de delitos de odio más de una ocasión, según ha informado Maribel Ramos, coordinadora del Observatorio de Delitos de Odio contra Personas sin Hogar. Añadiendo que aunque la aparofobia no esté incluida en el Código Penal el Estado debe reconocerlo como delito.

Diariamente son objeto de insultos, ahogamientos, puñetazos, patadas, meadas mientras duermen, les bajan los pantalones, les ridiculizan…Incluso les llegan a quemar sus pertenencias y a ellos mismos porque son considerados basura. Ramos explica que este odio parte de la intolerancia, ya que la sociedad les considera escoria, apartando y prejuzgando sin saber.

Desde la Fundación RAIS, dedicada a las personas sin hogar, defienden que “celebramos la diversidad sexual, la diversidad étnica, pero no podemos celebrar la diversidad de la pobreza”. Por eso, “la solución a este problema debe ser integral y comenzar por condenar el hecho de que en pleno siglo XXI, en España haya personas sin hogar. Dejar de mostrarnos indiferentes a la realidad de que cada vez haya más gente durmiendo en la calle”. Además, los datos de RAISFundación muestran que cada 20 días muere una persona sin hogar en España como consecuencia de una agresión. Tenemos que colaborar para que solo sean visibles para el odio y no para la integración social.