inicio noticias CONFLICTOS SILENCIADOS, DERECHOS HUMANOS OLVIDADOS

CONFLICTOS SILENCIADOS, DERECHOS HUMANOS OLVIDADOS

16 de Septiembre de 2015 | Todas

Esto es más que evidente en un país como Colombia, donde continúan las negociaciones de paz entre los guerrilleros revolucionarios (FARC) y el Gobierno de ese país. El conflicto armado ha dejado ya un saldo de 220 mil asesinatos documentados, de los cuales 177 mil 307 fueron perpetrados contra la población civil y otras 40 mil 787 víctimas mortales se cuentan entre las partes combatientes tal y como informó el 24 de julio de este año el informe presentado por el Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH) de Colombia.

Asimismo, hay que tener en cuenta que en este país hay 3,7 millones de desplazados por el conflicto armado, de los cuales 2 millones son mujeres y niñas, quienes son blanco directo de violencia por el hecho de ser mujeres. Un informe presentado por el periódico El tiempo sostiene que, en Colombia, 265 mujeres son víctimas de algún tipo de violencia cada día.

“Las niñas son usadas para hacer inteligencia e infiltrar al enemigo, para el mantenimiento de las comunicaciones, la alimentación, el almacenamiento y transporte de armas y explosivos, de precursores químicos para el procesamiento de narcóticos, la servidumbre y explotación sexual, etc.”, recoge por su parte un estudio de la experta en derechos internacional humanitaria, Natalia Springer.

A esto hay que añadir que en Colombia existen zonas que están especialmente desamparadas, como es el caso de Tumaco, enclavado en el Pacífico y que es víctima del fuego cruzado entre paramilitares, guerrilleros y bacrim (bandas criminales emergentes). En este contexto, no es de extrañar que mujeres que viven allí, como es el caso de Flor María Barreiro, afirmen que “en Tumaco nos acostamos siendo víctimas y nos levantamos siendo sobrevivientes, y digo victimas porque durante el día salimos de nuestra casa y no sabemos si regresamos”. Barreiro señala asimismo que “vivíamos en zona rural, y ya era costumbre que la guerrilla entrara y matara gente a su antojo, y también los narcotraficantes en la ciudad”.

Esta sensación de indefensión se pudo constatar de manera palpable durante el pasado mes de octubre, cuando el municipio sufrió el derribo de 10 torres eléctricas por parte de grupos armados y que afectó durante casi un mes a sus más de 180 mil habitantes.

Vulneración de los derechos en Tumaco

El equipo de trabajo de la ONG de Global Humanitaria en la zona es testigo del incremento de la violencia y la vulneración de los derechos humanos. Tumaco es un enclave estratégico, ya que se trata del segundo puerto con salida al Pacífico más importante del país y en su territorio existe una espesa selva, ideal para las acciones que ocupan al narcotráfico. Como consecuencia de ello, ha pasado a ser la tierra con mayor número de muertes violentas del país al año (en 2013 ya van 173, según datos de la revista colombiana Semana).

“Las diferentes organizaciones no gubernamentales presentes en el municipio hemos tenido que operar en medio de la crisis que ha afectado el desarrollo de proyectos vitales para la población”, explica Fernanda Luna desde Global Humanitaria Colombia. “Las operaciones diarias de trabajo en nuestros proyectos y actividades cotidianas debieron asumirse sólo hasta donde los grupos armados ilegales nos permitieron llegar y en esta situación de crisis se amplió enormemente la restricción”, explica por su parte Oscar Alzate, coordinador de Global Humanitaria en Tumaco.

A pesar de todos los obstáculos, la población local está tejiendo una red de activismo social en favor del diálogo y la pacificación, que intenta salir adelante, ayudándose mutuamente y no rindiéndose ante este conflicto armado. “El hecho que podamos participar en una contienda política es ya una gran ganancia. Además estamos apoyando el tema de las nuevas masculinidades, porque los hombres también deben entrar a este proceso, participar, reflexionar y replicar”, señala de nuevo Barreiro a propósito de los proyectos que impulsa o cuentan con la colaboración de la ONG Global Humanitaria.