inicio noticias Cáritas alerta de la “estabilización y cronificación” de la pobreza

Cáritas alerta de la “estabilización y cronificación” de la pobreza

16 de Septiembre de 2015 | Todas

El presidente de Cáritas Española, Rafael del Río, y el secretario general de la organización, Sebastián Mora, alertaron del preocupante aumento de la pobreza en España, la cual se está “estabilizando y cronificando”. Según los datos facilitados desde Cáritas de los más de 1,6 millones de personas que atendieron en 2010, siete de cada diez había acudido anteriormente en busca de ayuda mientras que un 30% lo hacían por primera vez.


Según la memoria de actividades correspondientes a 2010 y presentada el pasado jueves 13 de octubre por los responsables de la entidad, el año pasado Cáritas atendió en total a cerca de 6,5 millones de personas, de las que 1,6 estaban en España, un 4,3% más que el año anterior. En atención primaria (acogida y asistencia), la cifra aumentó un 15%, pasando de 786.000 beneficiarios a cerca de un millón.


“Se ha producido un incremento de personas nueva sin que hayan salido las que ya estaban siendo atendidas”. Es un estancamiento de la pobreza”, señaló Mora con el objetivo de destacar esa tendencia negativa en los niveles de pobreza durante el 2010. Y es que mientras que no baje la tasa de paro y siga habiendo medio millón de hogares sin ningún ingreso, no sólo hablaremos de un estancamiento sino de un incremento de la población en situación de pobreza “crónica” es España. A todo esto hay que añadir la reducción de ayudas públicas a muchas asociaciones y organizaciones de ayuda a los más desfavorecidos y que en las cuentas de Cáritas se ha traducido en una caída del 1%.


En cuanto al perfil del beneficiario, con la crisis económica se ha equilibrado la presencia de inmigrantes y autóctonos. En 2007, los primeros eran el 70 por ciento y actualmente están en un 50 por ciento. Mora apuntó que también se ha producido un “rejuvenecimiento” de los atendidos, porque los jóvenes se han convertido en un “colectivo muy vulnerable”, el 16,9% de las personas pobres en España. Además, se dan muchos casos de familias numerosas o desestructuradas y también de padres jóvenes que necesitan y reclaman ayuda.


Por programas, el más numeroso ha sido el de Acogida y Asistencia, con 950.000 beneficiarios, seguido del de Inmigrantes, que ha llegado a 160.923; y el de desarrollo, del que se beneficiaron 102.235 personas. Asimismo, 83.952 personas participaron en programas de empleo e inserción laboral, se atendió a 74.787 personas sin hogar y a 21.044 en el programa de familias, entre otros. Los beneficiarios en la labor de cooperación internacional alcanzaron los 4,8 millones.


En total, la organización destinó el año pasado a todas estas tareas 247,53 millones de euros, de los que 218,6 millones se gastaron en España, principalmente en primera acogida, empleo, mayores y personas sin hogar. Los fondos proceden en un 64,9% de manos privadas, fundamentalmente particulares, y el 35,11% son públicos. Además, la entidad, que destina 7 céntimos de cada euro donado a autofinanciarse, empleó el año pasado a 4.543 personas y contó con la labor altruista de 61.783 voluntarios.