inicio noticias Ayuda en Acción pide la reducción de desastres en las escuelas

Ayuda en Acción pide la reducción de desastres en las escuelas

16 de Septiembre de 2015 | Todas

Europa Press/Madrid

Los desastres naturales, otro desafío mundial

La ONG de apadrinar niños Ayuda en Acción urgió a los gobiernos a invertir en su reducción en las escuelas para evitar más emergencias, de cara a la celebración mañana del Día Internacional para la Reducción de Desastres, que este año tiene como lema ‘La reducción de desastres comienza en la escuela’.

En esta línea, Ayuda en Acción, ong dedicada a apadrinar niños, quiere llamar a la atención a los gobiernos sobre la importancia que tiene la educación de los más pequeños a la hora de evitar más emergencias. No en vano, según Naciones Unidas, por cada euro que se invierte en prevención, se podrían ahorrar siete en ayuda humanitaria. “Una inversión, en coste de vidas y en términos humanos, que resulta rentable para todos”, afirmó la responsable de Gestión del Riesgo de la ONG, María Jesús Izquierdo.

La ONG de apadrinar niños denuncia que en los últimos años la vulnerabilidad de las comunidades ante terremotos, ciclones tropicales, sequías etc. “está en aumento debido a la pobreza, una mayor degradación ambiental y al cambio climático, entre otras cuestiones”. En este punto, considera que las escuelas “son una de las grandes afectadas, porque en ellas se concentra la población más vulnerable: la niñez”.

Así, Ayuda en Acción recomienda a los gobiernos, mediante un comunicado, integrar la enseñanza de riesgos en la curricula educativa e incrementar la seguridad física y la resistencia de los edificios escolares.

En el primero de los casos cree que supone definir edades de formación y tiempo dedicado a estos temas, incorporar temas de formación sobre fenómenos naturales locales en asignaturas ya existentes como geografía o historia y formar a los profesores en reducción de riesgos.

En cuanto a la resistencia de los edificios destinados a la educación, la ONG cree que hay que asegurar que los colegios de nueva construcción se adhieren a los códigos de construcción que incorporan resistencia a los desastres en el diseño, situación, materiales y además incluyen inspecciones periódicas y mantenimiento, que hay que realizar una revisión de seguridad de la infraestructura y construida, teniendo en cuenta los riesgos locales y que hay que desarrollar un marco de trabajo legal e institucional para desarrollar, monitorear y evaluar protección en las escuelas.