inicio noticias Suecia reducirá el consumo bajando el impuesto de reparación

Suecia reducirá el consumo bajando el impuesto de reparación

23 de Septiembre de 2016 | Medio ambiente

Baja el impuesto de reparación en Suecia

Suecia se posiciona a favor del Medio Ambiente y reducirá los impuestos de reparaciones de todo tipo, ya sea un patinete o el lavavajillas. El objetivo de esta medida es que al costar menos la reparación, ya no tenga sentido tirar los artículos viejos para comprar nuevos. Cuantos menos electrodomésticos se tiren, menos contaminación habrá.

Esta medida ha sido propuesta el pasado martes en el Parlamento por la coalición entre el Partido Socialdemócrata y el Partido Verde que gobierna Suecia. La bajada de impuestos sería de un 25% al 12% sobre la reparación de bicicletas, ropa y calzado. La coalición presenta también una propuesta que permitirá desgravar sobre el IRPF sueco la mitad de la mano de obra pagada para reparar electrodomésticos como neveras, hornos, lavadoras o lavavajillas.

Los incentivos forman parte de una nueva visión de gobierno, que empezó reduciendo las emisiones de dióxido de carbono y ahora busca medidas para reducir las emisiones que generan los productos fabricados fuera del país. Destacar que desde 1990 hasta hoy, Suecia ha reducido las emisiones anuales de dióxido de carbono al 23% y que más de la mitad de su energía eléctrica es generada por fuentes renovables.

Per Bolund, ministro de Mercados Financieros y Defensa del Consumidor y uno de los seis integrantes del Partido Verde en el gabinete, es uno de los principales promotores de los nuevos incentivos. La reducción del IVA bajará el coste de reparación de 42 euros (400 coronas suecas) hasta 4 euros (50 coronas suecas), teniendo como resultado una mejora de la industria de reparación en el país, según ha informado el ministro.

Además la reducción de impuestos estimulará una nueva industria de servicio de reparación hogareña, generando así puestos de trabajo para los inmigrantes sin educación formal. Favoreciendo así la inclusión social.

Las razones de la propuesta son el aumento de las emisiones relacionadas con el consumo y en caso de ser aprobadas por el parlamento se convertirán en ley el 1 de diciembre. Además, Boolund defiende que esta medida estará incluida en el la línea del ‘Maker Movement’ y el consumo colaborativo, dos nuevas tendencias internacionales para reducir el consumo.