inicio noticias Intervida intensifica las acciones de preparación ante los fenómenos meteorológicos durante 2008, un año proclive a los desastres naturales

Intervida intensifica las acciones de preparación ante los fenómenos meteorológicos durante 2008, un año proclive a los desastres naturales

16 de Septiembre de 2015 | Todas

Barcelona (08/10/2008). Para que un fenómeno natural tenga el mínimo impacto en la vida y la economía de las personas es necesario que estén preparadas y sean lo menos vulnerables posible. Bajo esta premisa, INTERVIDA ha intensificado los proyectos de preparación ante los desastres en Filipinas durante 2008, un año que está siendo especialmente devastador en cuanto a fenómenos naturales con el paso del ciclón Nargis por Birmania el pasado mayo, que dejó más de 140.000 personas muertas o desaparecidas, y el terremoto que asoló la provincia china de Sichuan pocos días después.

Con motivo del Día Mundial para la Reducción de los Desastres Naturales, que se celebra el segundo miércoles de octubre y que tiene como objetivo recordar la necesidad de coordinar estrategias para reducir el impacto de los desastres de mediana y gran magnitud en el planeta, INTERVIDA advierte que, al contrario de lo que se podría pensar, la humanidad continúa siendo demasiado vulnerable ante los fenómenos naturales. Según el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente, hasta el mes de junio de este año se han producido unos 400 desastres naturales que han provocado pérdidas superiores a los 82.000 millones de dólares.

Asia sigue siendo una de las regiones del planeta más afectadas por los desastres naturales, tanto en referencia al número de víctimas como en magnitud de los daños económicos. Ni las grandes ciudades ni las áreas rurales están preparadas para hacer frente a fenómenos naturales que golpean la zona con intensidad y las personas con menos recursos económicos siguen siendo las más vulnerables y, por lo tanto, las más afectadas por los desastres.

Del mismo modo que en buena parte del continente asiático, en Filipinas, donde INTERVIDA trabaja para conseguir que las comunidades sean menos vulnerables, los fenómenos hidrológicos son los que causan más víctimas y pérdidas económicas. Tanto por su geografía como por su vulnerabilidad, las comunidades de esta zona se ven a menudo afectadas por tormentas, inundaciones repentinas, ciclones y deslizamientos, que en los últimos años están aumentando por el cambio climático y la erosión del suelo.

En una primera etapa, INTERVIDA analizó, junto con las seis comunidades de Legazpi y El Pilar con las que trabaja en el archipiélago filipino, las amenazas naturales a las que están expuestas, su vulnerabilidad y los recursos de que disponen para hacerles frente. Ahora, las comunidades están recibiendo formación sobre cómo deben actuar antes, durante y después de que ocurra un fenómeno natural para mitigar sus efectos. INTERVIDA considera que, si bien la preparación y respuesta ante una emergencia es una responsabilidad conjunta de los gobiernos nacionales y locales, su eficacia depende en gran medida de las habilidades y la implicación de las comunidades.

Así, grupos formados por representantes de las comunidades están recibiendo capacitación en gestión de desastres y orientación acerca de cuáles son las acciones apropiadas cuando se presentan situaciones peligrosas. Esta formación se complementa con simulacros y ejercicios regulares de emergencia tanto en la comunidad como en las escuelas y acciones de sensibilización para la población en general como charlas, sesiones de cine-fórum y reparto de información.

Además de estos grupos formados por personas de la comunidad, se han puesto en marcha grupos municipales compuestos por representantes de las autoridades públicas, ONG y organizaciones de la sociedad civil existentes en la zona, además de miembros de las comunidades afectadas. Estos grupos municipales participan en talleres en los que se abordan temáticas como el papel de los gobiernos municipales o las estrategias más adecuadas para prevenir, preparar y mitigar los desastres. INTERVIDA acompañará a estos grupos en el proceso de elaboración del Plan Municipal de Gestión de Desastres que, aunque la legislación filipina contempla que cada comunidad debe tener el suyo propio, en muchos casos no se desarrolla por falta de recursos o capacidades técnicas.